.

sábado, 9 de marzo de 2013

LOS AMULETOS DE SAN MUERTE



 

El amuleto de San La Muerte, es un eficaz “payé”, amuleto-talismán. El pueblo lo nombro su abogado, saben que portando el “payé" colgado del cuello con una cadena o cordón de cobre; teniendo a la. imagen en su casa. O incrustándoselo en el bíceps (hay personas que hacen rasgar la piel del brazo a la altura del bíceps, para incrustarse en él, al amuleto de San la Muerte. Hecho en un tamaño de pequeñas proporciones), están seguros contra todo mal.

La confección del amuleto requiere varios requisitos según el "tallador” que lo realice y el lugar de su devoción, porque varía su forma de consagrarlo.
 
Los materiales que utilizaban los indios Tupiguaraní, era de madera blanda que abunda en la zona como ser naranjo, palo santo o de "curupí".
 
Algunas veces se realizaba la imagen con plomo derretido de una bala extraída a "punta de facón" de una persona que haya sido asesinada, otras veces lo hacen de plomo simplemente; también se realiza en arcilla que es cocinada en Viernes Santo; según dicen los mas poderosos por su fuerza milagrosa es la que se hace con huesos humanos, especialmente de los huesos que conforman las falanges, antiguamente eran de especial predilección por los devotos del Santito, hacer el amuleto-payé del hueso de una falange de un niño que hubiese fallecido y que éste haya sido bautizado.
 
A pesar que la industria haya sobrepasado el trabajo que realizaban los artesanos talladores de imágenes, todavía se puede encontrar a alguien que se dedique a realizar esas hermosas imágenes talladas en las que cada artista le impregna su estilo particular.  El artesano o tallista deberá ser consagrado a San La Muerte.
 
La medida de estas tallas nunca deben llegar a medir los 10 cm. de altura.

Para efectivizar su efecto son las mas poderosas las realizadas en Viernes Santo, antiguamente cuentan los lugareños, la imagen debía ser escondida una noche, en el altar de la iglesia consagrada a San La Muerte, en ese entonces ubicada entre Saladas y San Roque, para esto el gaucho debía forzar la entrada de la iglesia para depositar el amuleto-payé en el altar y luego para retirarlo, el mismo quedaba con todo su poder una vez que el sacerdote cristiano, oficiaba misa y bendecía la Santa Hostia.

Cuando no se podía realizar la aventura contada anteriormente, los que deseaban el talismán, escondían la pequeña imagen en velas ahuecadas para que recibiera la bendición 7 veces, cada una en una iglesia distinta.

La imagen puede ser de varias formas distintas.

Están las que tienen al "Santito Esqueleto" en posición fetal; en otras se encuentra sentado con la barbilla apoyada en las manos y los codos apoyados en las rodillas, parecidas a la estatua del Pensador de Rodin, con una guadaña a la espalda; también esta la que es solo un esqueleto con una guadaña en su costado derecho, si esta en el lado derecho es igual, otras veces está el esqueleto con una capa, ésta puede ser de color negro o rojo punzó.

La imagen en la que San La Muerte se encuentra parado, esta sincretizada con La Parca greco-romana que los Jesuitas y Franciscanos se encargaron de traer de Europa, lo mismo que la guadaña es un elemento de la Parca y, se comenzó a utilizar este elemento a partir del siglo XVI o XVII.

Antiguamente la imagen del Santito era en posición fetal o bien en posición de sentado. Luego se le agrego la guadaña y cuando es representado por el seno de La Humildad y de la Paciencia, tiene un balde en donde, dicen algunos cultores del Santito, se encuentra la fuerza de sus milagros, otros dicen que en el balde se encuentra el agua para curar a las personas enfermas de cuerpo y de espíritu.

Otra imagen del “Esqueleto” es en posición sentado en un trono con la guadaña a su lado.
 
Además de las imágenes descriptas, se puede representar al santo con una calavera, o con dos tibias, o con dos tibias cruzadas o con una guadaña.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...