.

sábado, 9 de marzo de 2013

EL CULTO A SAN LA MUERTE EN ARGENTINA


 

 
El culto al “Santito Esqueleto”, como cariñosamente lo llaman, se remonta a la época en la cual el gaucho, para perdurar en una topografía tan agreste como la del litoral Argentino, se veía desprotegido en la inmensidad de la selva y, de los campos. El pueblerino no se quedaba atrás en pedirte protección a su "santito".
 
El culto comienza junto a la leyenda ésta por tas mentas de tos "gauchos alzados" o por los parroquianos de las "bailantas" en donde no faltaba oportunidad de poder demostrar el arte del manejo del tacón o del cuchillo. Se decía que quién llevara el amuleto de San La Muerte era invencible y no había filo de ningún arma blanca que le llegara, ni plomo de arma de fuego que lo tocara. Además ponían al santo al tanto de cada partida de juego que hubiese pidiéndole la gracia de salir ganador de la partida sobre todo si este era por dinero. No perdían oportunidad de pedirle si alguna de las muchachas les gustaba, para que éste se las acercara. Los pedidos eran y son diversos, a pesar que en Corrientes hay un santo popular al que te piden todos los favores referidos al amor, San Alejo, también están los que le piden a San La Muerte sobre cuestiones amorosas, le piden por problemas de salud; para protección de la casa; de las personas; de los niños; por problemas de trabajo; de dinero; para "alejar algún daño"; pata el "ojeo" de personas. campos y de animales también, es común ver a un animal que tiene poco tiempo de haber nacido con una cinta roja en el cuello; para que "corte el ojeo.
 
 

 
También le piden que aleje a las personas que no son convenientes para quién lleva el amuleto; para encontrar objetos o personas perdidas; para que los ladrones devuelvan lo robado; para salir airoso de una pelea; etc. Es decir están los que le hacen pedidos específicos y están los que le piden todo tipo de gracia. Incluso te piden la muerte para algún enemigo. que si es el tiempo que ya tiene que morir, hace que el enemigo se vaya secando hasta morir.

 
 
 
Hay dos tipos de culto, uno personal y otro público. Si es personal le rezan sus oraciones al santo los días Martes y Viernes. Le prenden velas de color rojas o de color negro.
 
Si es para el bien está acompañado de algún crucifijo y en algunos casos la imagen del santo está acompañada por otra de Santa Catalina. Si a San La Muerte también le hacen algún pedido en donde está el mal para una persona, éste está totalmente de negro y oculto de la vista de los extraños, solo el dueño lo "atiende". Si otra persona lo ve perderá su fuerza milagrera.



 
 
Cuando el santo es de culto público, éste tiene su altar en un lugar de la casa o en un ambiente o cuarto destinado para él solo. Su altar siempre está adornado por claveles rojos que le dejan las personas que le piden favores. En estos casos cuando es de culto público, le encienden velas de calor rojas de color blanco-negro, o simplemente de color blanco. Otras personas le prenden velas de color amarillo-negro.
 
A San La Muerte, cuando le hacen algún pedido, le prometen todo tipo de regalos y se los traen una vez realizados éstos. Se dice que cuando una persona le prometió una ofrenda y una vez que el santito le haya cumplido la gracia, no le cumple con lo prometido, el santo le quita el favor que te hizo o le quita algo de lo que la persona quiere.

Por eso es importante que cuando se le hacen pedidos de favores, tener presente si se puede cumplir con lo prometido y después de cumplido el pedido, llevarle o cumplir con la promesa.



 
Cuando el "santito" es para uso de una casa, y se tiene para que le abra los caminos; proteger a los integrantes de una familia; para proteger la vivienda de posibles ladrones; o del "ojeo" malintencionado de otras personas. basta simplemente tener una imagen de San la Muerte vestido con un manto negro, sobre un paño de color negro.
 



Cuando es para el mal, la imagen de San La Muerte, es de uso personal y esta oculto de la vista de otras personas, únicamente lo ve su dueño para que este no pierda su fuerza. A este le prenden velas únicamente negras o rojas.
 
Cuando es para el bien los pedidos se le hacen una vez que cae el Sol o sea al atardecer, hasta antes de las 12 de la noche.
 
Cuando el pedido que se le efectúa es para el mal, se le hace después de las 12 de la noche.
 
Al igual que otros santos populares del litoral, que se han ido paganizando, San La Muerte tiene el influjo de la cultura afro-brasileña. Por lo que este santo se le relaciona con el Exú, entidad culturada con el Condomblé y el Umbanda. Con el correr de los tiempos, se fue mixturando el culto, en Brasil o en la costa del Rió Uruguay, lindera con Brasil.
 
San La Muerte tuvo su mayor influencia de la cultura del país vecino, lo mismo ocurrió con el Exú del Brasil que recibió la influencia del culto del “Santito”. No se sabe cual es el principio, quien influenció a quién. De esta mixtura salió que San La Muerte también, en algunos casos, recibe comidas como el Exú cuando se le hace algún pedido, se le venera y se le agradece el favor recibido.
 
Las comidas pueden ser: Por ejemplo antes de las 12 de la noche, se le ofrenda costillas de cerdo asada; cebolla en rodaja cruda; poroto negro hervido y condimentado con ajo, perejil y ají molido; postres borrachos, es decir todo tipo de tortas embebidas con bebidas alcohólicas; caramelos de chocolate; almendras; nueces: castaña asada; grapa.
 
Después de las 12 de la noche se le ofrece costillas de cerdo crudas; cebolla en rodaja saltada; batata asada; zapallo asado, tomate en rodajas; postres borrachos; higos secos, frutillas con crema; merengue; uvas; melón y whisky.
 
En todos los casos, por cada plato de comida que se le ofrece, hay que poner un plato con un kilogramo de azúcar.
 
Volviendo a lo popular, originario del litoral argentino, A San La Muerte se le ofrece flores silvestres o claveles rojos (7).
 
Tradicionalmente cuando llega cada 20 de Agosto las casas que tienen la imagen del Santito de culto publico, se llenan de “promeseros” que vienen a agradar al santo los favores recibidos durante todo el año, o simplemente lo vienen a venerar diciendo aquí estamos. Como dice Ertivio Acosta en una nota aparecida en un periódico del Lugar “... lo cierto es lo que se ve y los grandes santuarios públicos cada vez tienen mas cantidad de promeseros.
 
Los regalos se multiplican en pago de sus favores. De todas maneras es para hacer el bien e interceder ante Dios ...
 
Esa fecha se llena de gente, se forman bailantas, los chamameseros se van turnando para cantar sus canciones y no dejar el “velorio” sin música. La comida no falta, todos los gastos corren por cuenta del Santito, que ese día se hace cargo de todos los gastos que ocasiona recibir a las “visitas”, el dinero sale de las arcas que durante todo el año los promeseros le van dejando. En otras ocasiones algún devoto o por alguna promesa hecha a San La Muerte aporta la comida o parte de ella para que la visita pueda estar a gusto y el “santito esqueleto” quede contento.
 
Algunos velorios comienzan a mediodía y duran hasta la salida del sol del día siguiente. Durante toda la reunión los devotos y promeseros le van trayendo ofrendas. Se realiza una procesión del santo por las calles del lugar, acompañada de “bastoneros, rezadores y lloronas” de San La Muerte. Devuelta al templo ya el asado con cuero esta a punto, los músicos acompañan el “velorio”. Cientos de velas arden cerca de la imagen del Santito. Las flores adornan su altar.
 
Por tradición, en el velorio, las lloronas honran al santo con sus lamentos, mientras elevan oraciones como el Ave Maria o el Padre Nuestro alternando con las invocaciones populares para alcanzar la gracia que los fieles solicitan.
 
El culto a San La Muerte se ha convertido en un rito popular en toda la región del Litoral, especialmente en la provincia de Corrientes.
 
Muchos poetas y músicos le han dedicado sus versos, en donde reseñan el calor popular que le profesan. Mezclando las lenguas castellanas y la guaraní han salido hermosas versiones que “pintan” el culto al Santito.
 
Una canción titulada “Canción a San La Muerte”, fue escrita por Julio Montes, autor correntino y, con música de Juan Lorenza, Este tema es extraído del “Cancionero Guaraní” (Ñande Parajhí), editada por Emilio Chamorro en 1949 y dice así:
 
 

 

Canción a San La Muerte

 
Ña Gregoria la curandera
ya viene correteando juerte
porque mañana es el día
de bailarle a San La Muerte.
 
Le avisó ya a Don Cipriano
que va dir con su cordión
a Ña Paula-presentada
Justina y Encarnación.
 
Alumbrado con candiles
el rancho entero está
las lloronas se lamentan
mientras comen los chipas.
 
Lan guainitas se florean
mientras rezan los tuyá
y uno canta unos versos
al compás del mbaracá
 
Estribillo
 
Zapateando aquí
Suenan los tambores.
Zapateando allá
Jha los mbaracá
 
Canto
 
Ya va siendo la mañanita
y el baile aún no terminó
pues según doña Gregoria
falta venir don Vitó.
 
El nicó es el encargado
de darle a la fiesta el fin.
Y si no llega temprano
sigue el baile hasta morir.
 
Opale catú la fiesta
si no baila tío Sevé
Tambuco tamboril
cuando dentre a zapatear
upeicha catú porá
upeicha nda gustay
bailale pi a San La Muerte
como bailan los camba.

 

Nota: Traducción del guaraní:


Tuyá = viejo
Guainitas = Muchachas
Nicó = modismo típico del vulgo.
Opaite catú = se terminó
Tambopú = voy a tocar
Upiecha catú porá = así es más lindo
Upeicha nda che gustay = así no me gusta
Pi = pues
Cambá = negro
 

A San La Muerte se lo invoca igual que a otro Santo, con la diferencia que a este también se le puede llegar a pedir que realice algún daño a alguien.
 
El santo es para interceder ante Dios para que en la adversidad le dé la gracia que en este momento necesita. Obrando en bien de las personas, protegiendo a los cultores de San La Muerte, para que en las casas no llegue ningún “daño” que otra persona mal intencionada pueda realizar.
 
El pueblo lo nombro su “abogado” en los negocios; en matrimonio mal avenidos y, para cada una de las circunstancias en donde la fe es necesaria para sobre llevar un momento adverso. Esto se puede apreciar en las oraciones a San La Muerte.
 
 
 
 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...