.

jueves, 13 de diciembre de 2012

LA IMAGEN DEL ANIMA SOLA

 
 
 
 
La imagen del Ánima Sola representa a una mujer que padece tormentos en el purgatorio y que lleva las manos atadas con cadenas. Una de las posibles versiones de su origen proviene del Nuevo Testamento, en relación al pasaje que narra la sed de Cristo. Ahí refieren la costumbre que había en Jerusalén de encomendar a una mujer el dar de beber a los sacrificados en la cruz. No hay que olvidar que en aquellos remotos años ese era el castigo para todo aquél que cometiera un delito y fuera denunciado. Nos cuenta la historia bíblica de la existencia de una joven de nombre Celestina Abdénago, confiada a estos menesteres. La tarde del Viernes Santo a ella le tocó procurar la bebida a los sacrificados del Monte Calvario. Del ánfora que llevaba ofreció y dio de beber a Dimas y Gestas, pero a Jesús lo despreció. Y por esa razón se dice que Jesús, hijo de Dios, la condenó a sufrir la sed y el calor constante de las llamas del Purgatorio.

Otra de las historias relacionadas con el Ánima Sola dice que se trata del espíritu de un hombre calumniador. Este hombre fue perdonado por Dios, una vez que se arrepintió con el corazón de los males que su calumnia había ocasionado. Sin embargo, Dios lo condeno al fuego del purgatorio y a vivir errando hasta el día del juicio final. Se dice que el espíritu de este hombre se presenta después de las ocho de la noche como una figura con largo traje blanco que le cubre el cuerpo, la cara y sus manos. Cuando se le ve debe rezarse un padrenuestro.

Lo que tienen en común ambas historias es la purificación del alma en su paso por el purgatorio, lugar que sirve para expiar las culpas y los pecados. Así, el Ánima Sola refiere al culto de las almas del purgatorio. La idea cristiana del purgatorio se originó en el siglo IV por San Gregorio y San Agustín, más tarde Santo Tomás de Aquino proporcionó las bases y la organización del purgatorio, como un lugar único, un espacio en donde sufren y padecen las ánimas.

El concepto del purgatorio fue introducido a México por los jesuitas durante la colonia. Pero además introdujeron la representación iconográfica del purgatorio a través de pinturas de caballete. Por lo regular estas imágenes mostraban ánimas o personas levantando los brazos, situados en la parte inferior del cuadro simbolizando el paso para poder entrar al cielo. El purgatorio se representa con fuego, sin embargo en el texto sagrado se describe como un lugar oscuro, silencioso y que carece de la presencia de Dios, pues Él representa la luz y la salvación. Estas imágenes surgieron con la idea de que los vivos pidieran por la salvación de estas almas. Además, recuerdan que todo hombre que comete pecado estará irremediablemente condenado a sufrir su paso por el purgatorio.

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...